sábado, 21 de mayo de 2011

Mercado Central de Guatemala - Su Historia


Plazuela del Sagrario en los años de 1865-1870 lugar en donde se construyo el Mercado Nacional


El Mercado Central fue una plaza donde antes de su construccion existio vieja capilla, un viejo campanario, y un viejo cementerio de sepulturas modestas que se le llamo "El Sagrario"


El origen del Mercado Central se remonta a mediados del siglo XIX cuando al ser trasladada la ciudad de Guatemala de Antigua Guatemala al valle de la Ermita, para el efecto en la capital las compras se hacían y como aún sucede en algunos pueblos del interior, en donde por costumbre es utilizado el parque central.
El desarrollo de esta actividad economica, en la ciudad de Guatemala se desarrollaban en el frente de la Catedral, en donde por muchos años estuvieron ubicados los famosos “Cajones” o “los Cajoneros” los cuales eran estructuras de madera en las que estaban los puestos de los vendedores.
El 1 de diciembre de 1833 cuando se promulgo el acuerdo que autorizaba el desalojo de la Plaza Mayor, y se trasladaran los tinglados y cajones al oriente de la Catedral, esto después que seis años antes en 1924 el ayuntamiento intento infructíferamente de hacer el traslado ya que fue el venerable cabildo eclesiástico quien se opuso a este proyecto por tener derechos de propiedad sobre el camposanto del Sagrario, e inicio un largo juicio que a la postre determinó que, por muchos años, la Plaza Mayor continuara sirviendo de mercado público.
Fue durante el gobierno de Mariano Gálvez cuando se concibió el proyecto de fundar un mercado en la citada plazuela del Sagrario, y fue la Asamblea Legislativa la que emitió un acuerdo, el 12 de abril de 1831, para que se estableciera un cementerio general, otra idea que igualmente no fue bien recibida por los opositores y tras realizarce las primeras exhumaciones, se critico excesivamente la disposición.
La oposición de la Iglesia y otro tipo de problemas en oposición a la construcción del Mercado Central y el aparecimiento de rumores sobre el aparecimiento del cólera morbus, que en en la epoca se dijo erróneamente que se debio y surgio por las exhumaciones que se realizaron en el cementerio del Sagrario, una información falsa que se rumoro ya que en Europa y en el norte de America estaba haciendo estragos y que en su momento no existia ningún caso en Guatemala la cual arribo a principios de 1837 al mismo tiempo que surgío una revolución.
Después de la peste del Colera Morbus, volvió la idea de llevar a cabo la obra del Mercado Central, pero se hubo de desistir nuevamente por enfrentamientos entre la autoridad civil, personas particulares que deseaban demandaban por la mejora y la autoridad eclesiástica que seguia manifestando la propiedad del terreno.
En 1850, el doctor Juan José Uncineña, arcediano de la Catedral, publicó un folleto el que contenía el alegato de la propiedad de la iglesia sobre el predio del camposanto, pero el ayuntamiento hizo constar que por decretos gubernativos de 1830 y 1833, podía hacer construir un mercado, con 48 tiendas y 56 cajones para dar completo desalojo a la Plaza Mayor.
Fue presidente Vicente Cerna quien en apoyo a los deseos del ayuntamiento, y después de haber escuchado al Consejo de Estado, emitio el decreto del 27 de abril de 1866 en el cual dispuso la compra del predio de el Sagrario, el que aceptado por el arzobispo Francisco de Paula García Peláez, y el Gobierno y el Ayuntamiento nombraron comisionados para el avalúo del terreno y fue el 10 de agosto de 1869, cuando el Gobierno acordó la construcción del Mercado Central utilizandose para el efecto la venta de acciones que fueron tomadas por los más ricos vecinos de la capital.
Solo después de muchos años hasta el 24 de octubre de 1869 cuando se colocó la primera piedra, en base al proyecto del arquitecto Julián Rivera, quien fue asesorado por Andrés Pedretti y Juan Tonel, terminando la construccion del Mercado el 15 de febrero de 1871 estrenandose el 16 de octubre de 1871, cuando se sirvio en él, un almuerzo a las tropas que retornaban de reprimir conatos de rebelión en el oriente de la República.

El area del edificio que albergo al viejo Mercado Central fue de 150 varas de norte a sur y de 117 de oriente a poniente, contaba con 8 puertas grandes con reja de hierro, parte del techo lo fabricaron de azotea y parte de lámina, cubierto en ciertas areas en la parte superior con tela metálica para evitar la entrada de animales, los pilares eran de piedra labrada, huecos en su interior por donde bajaba el agua en tiempo de lluvia, tenia un estanque que abastecia del agua suficiente para todos los vendedores, inodoros y una cloaca que recorría en forma subterránea sobre la Calle del Sol (hoy 7ª. Calle).

El antiguo Mercado Central se dividia en dos partes la Plaza Norte y la Plaza Sur, en su exterior contaba con 64 locales o tiendas en las que se vendia ropa, jarcia, colchones, zapatos, suela, loza, cera, sal, y en la Plaza Sur que correspondia al interior, habían 76 tiendas que se les llamaba los cajones, con ventas de ropa 210 bastiones, galerías, tinglados y puestos corridos.

Era al lado centro que correspondia a los puestos de legumbres, frutas y flores, En la Plaza Norte se hallaban las cocinas, las ventas de carnes, granos, especias.

Fueron construidas en la parte exterior del Mercado en todo su redondel, 60 tiendas exteriores, con dos puertas cada una, de 6 varas de frente y 8 de fondo, y en el interior otras 82 tiendas de 4 varas de fondo cada una, conto con un portal ó galera de 4 varas y media de ancho sostenida por pilares delgados.
Sobre la galera se cuento con un espacio dividido en dos plazas desiguales, por una doble linea de cajones o puestos cada una con su correspondientes galeria del mismo ancho que las anteriores, que hacen en conjunto 460 varas de largo, en el que se podia albergar cómodamente a 1500 personas, esta doble linea de cajones estaba destinada exclusivamente para establecer los “Comideros” como se le llamaba en el pasado a los Comedores o restaurants.

De las dos plazas que constaba el mercado, la mas grande correspondia a la del lado del Sur ya que esta tenia en el medio una fuente octóganal y cuatro pequeñas pilas semi-circulares que recibian el agua que derramaba la fuente octogonal, a su alrededor habian 328 puestos de ventas de 4 varas cuadradas cada uno, las cuales estabann cubiertos desde su azotea que era sostenida por columas que permitian el espacio y el paso de la luz natural, estos puestos estában distribuidos en 14 lineas que dejabann entre sí espacios en forma de calles de 4 varas de ancho, los puestos no estabann separados unos de otros lateralmente sino por una vara de hierro que se podia mover de manera que puedieran reunirse dos ó mas puestos para la comodidad de los vendedores, cada uno de los puestos tenia un costo de Medio real por dia en el area que se conocio con el nombre de sombra y servia para la venta de los productos o mercaderias cuyo proceso no demoraba más que algunas horas para su venta, los cuales eran llevados al mercado por los distintos abastecedores del interior.
La otra plaza que quedaba hacia el lado norte y que era mas pequeña, comunicaba con la primera por tres pasajes, estába construida para recibir carretas y bestias de carga, pero no contaba con puestos para la venta unicamente contaba en la parte central con un depósito para la basura, dos fuentes pequeñas y sanitarios para el uso de hombres de un lado y para el uso de mujeres del otro.


Plano original de 1865 del Mercado Nacional llamado Mercado Cerna en su inauguracion, hecho por Julian Rivera

Cada una de las esquinas del cuadro del mercado, estaba compuesta por las dos plazas, contaba con una portada de gran tamaño de arquitectura toscana, ademas de que en los dos laterales tanto al oriente como para el poniente que da a la calle, tenia sus puertas que desembocan en la plaza del Norte, ademas tenia cuatro cuartos para diez guardianes y celadores distribuidos en cada una de las esquinas del Mercado, y contaba con un inspector general que se encargaba de la supervision dentro y fuera del mercado y alumbrado, por las noches era custodiado y vigilado en su aprte exterior por los serenos.

El Mercado fue diseñado a similitud de muchos otros mercados de el extranjero, pensandose inicialmente que el mismo fuera de dos niveles y con algunos sotanos para el resguardo rapido de las personas en caso de los temblores, sin embargo termino haciendose de un solo nivel por considerarse que el de dos niveles y sotanos era muy superior a las necesidades de la epoca.
El valor que pagaban los arrendatarios cuando fue construido el mercado era, en el exterior 8 tiendas a 16 pesos cada una, 4 tiendas a 14 pesos cada una, 8 tiendas a 10 pesos cada una, 16 tiendas a 9 pesos cada una, ocho tiendas a 8 y ½ pesos cada una y 16 tiendas a 8 pesos cada una, en la parte interior, 2 puestos (antes cajones) de 16 pesos cada uno, 4 puestos a diez pesos cada uno, 12 puestos a 9 pesos cada uno y 48 puestos a ocho pesos cada uno, 328 puestos de cuatro varas cada uno a Medio Real diario mas 64 mesas en los portales a un precio de Medio Real diario.


El costo total de construccion del mercado fue de 135 mil pesos, a la llegada de la energia electrica, el edificio gozaba de luz eléctrica por las noches, a las seis de la tarde en punto vendedoras y compradoras salían del establecimiento, quedando las puertas cerradas hasta el siguiente día a las seis de la mañana, hora en que comenzaban los trabajos de aseo, encomendados a las cuadrillas del tren de aseo.
El edificio del viejo Mercado Central como muchos otros edificios fue dañado por los terremotos de 1917 y 1918, sin embargo por no sufrir daños considerables fue reconstruido hasta que el terremoto de San Gilberto del 4 de febrero de 1976 lo derribo parcialmente y por decisión del ex alcalde de facto de 1982 a 1985 José Ángel Lee Duarte, se ordeno su demolicion desde sus cimientos quedando unicamente un espacio profundo por mucho tiempo, hasta la construcción del nuevo Mercado Central que existe en la actualidad.


Imagen de 1982 del lugar en donde estuviera construido desde el año de 1869 hasta 1976 el Mercado Central